Para impulsar el sueño de Chávez podría servir la cumbre de Panamá

Por Alexis Arellano

Más allá del debate sobre la amenaza de EEUU a Venezuela y su clara intención de exigir a su gobierno que se deje derrocar so pena de ser sancionado sin piedad, en Panamá se juega la posibilidad, por primera vez en la historia, de que Latinoamérica hable con voz propia e imponga sus decisiones en ese foro regional.

Todo parece indicar que por primera vez los gringos van a una reunión de ese tipo sin poder de decisión y con su influencia minimizada… sin embargo, la confianza mató al gato.

Nada cambiará en Panamá. Obama no derogará su infame decreto y la mayoría de los acuerdos serán letra muerta, pero tampoco se detendrá el deterioro de la relación de poder que ha mantenido Estados Unidos con América Latina. Por el contrario, está seguirá su camino inexorable Hacia nuestra independencia.

Y es que la relación de América Latina con Estados Unidos está cambiando y lo hace aceleradamente poniendo en riesgo la supervivencia de EEUU como imperio.

Ahora, esto es peligroso pues no estamos hablando de cualquier imperio, hablamos del imperio más poderoso y sanguinario que haya conocido la humanidad. De un imperio que dicta catedra diaria de lo que es saquear pueblos indefensos y deja como niños de pecho a aquellos españoles que hicieron por estos lares los que les dio la gana.

Basta , como ejemplo, recordar como le impusieron a Venezuela un papel de quinta columna en el seno de la OPEP, aún en contra de sus propios intereses como nación, para que impulsara una guerra de precios que derrumbara el precio del petróleo a niveles de los años cuarenta.

Pero no fue Venezuela la única víctima. A casi todos los países del continente le impusieron, a través de Lobby, comisiones y propaganda, unos modelos de contratos que les daba acceso a nuestros recursos naturales a precios de gallina flaca. Volviendo a Venezuela como ejemplo: le saqueaban su recurso natural más importante pagando impuestos ridículos del 1% (Chávez los obligó después a pagar 33%).

Pero estas prácticas son de data reciente, antes se hizo a sangre y fuego. A Allende se le ocurrió nacionalizar el cobre y los gringos reaccionaron a través de Pinochet; Noriega intentó adelantar el retorno del Canal de Panamá a la administración del gobierno panameño y fue declarado un narcotraficante de tanto peligro que había que invadir ese pequeño país centroamericano.

Por casi dos siglos los gringos saquearon a mansalva este continente y ya tenían ¨montada¨ la estrategia para terminar de saquearlo durante el siglo XXI. ALCA se llamaba el instrumento, pero apareció Hugo Chávez y los mandó a la mismísima mierda junto con sus cipayos de la oligarquía venezolana y continental.

Allí comenzó el martirio para los gringos, pues no se quedó el Comandante en la agenda política anti imperialista, sino que llenó los barrios más pobres de médicos, entrenadores, colegios, viviendas dignas, mercados populares, centros de informática, diferentes métodos de transporte colectivo, universidades, casas de alimentación y dale.

El ejemplo cundió y despertó la conciencia de millones. América Latina comenzó a verse a sí misma y a ver a los gringos de una manera diferente. Los Correa, los Ortega, los Tabaré, los Mujica, los Kitchner, los Lula, las Dilma, los Evo y otros dieron un paso al frente guiados por el ejemplo del Comandante Supremo y vienen redondeando la faena que visualizó, impulsó y concretó en buena medida el gran Chávez.

ALBA, UNASUR, CELAC, PETROCARIBE y Mercosur ampliado son obras de Chávez y el gran freno a las aspiraciones gringas de retomar el control de América latina. Ya es casi imposible que encuentre respaldo para hacer lo que hizo, por ejemplo, con Cuba y Guatemala.

Sin embargo, es ingenuo pensar que los gringos van a resignarse a semejante pérdida. En cada rincón del planeta cuentan con políticos, militares, intelectuales, empresarios y dueños de medios que conciben la patria como una extensión de tierra, recursos y personas de las cuales se puede obtener un gran beneficio económico.

Esos que recibieron siempre una buena tajada por regalarle la patria al imperio, van a estar activos permanentemente para desestabilizar a los gobiernos ¨salidos del carril¨.

En Panamá le van a cantar cuatro verdades a los gringos y le van a dar apoyo a Venezuela, pero eso servirá para que los gringos redoblen sus esfuerzos e intentos por destruir un proceso que representa la esperanza de los humildes del continente.

También servirá para que los gobernantes de nuestros pueblos le pierdan el miedo a un imperio decadente, como se lo perdieron a España, comiencen a trabajar en serio por romper las amarras con las cuales nos han mantenido atados al subdesarrollo y entiendan que si podemos hablarles a los gringos de tú a tú y exigir respeto por nuestras decisiones.

Para eso, para reforzar e impulsar el sueño de Chávez podría servir la cumbre de Panamá.

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *