Intermitente discusión de los transgénicos en Ecuador: antecedentes y auge de la discusión

Por Daniel Vizuete

Antecedentes

Los transgénicos, constituyen la variedad conocida (y más polémica) de los más propiamente llamados Organismos Genéticamente Modificados – OMGs, organismos (vivos) cuyo material genético original ha sufrido cambios, inducidos a través de mutaciones deliberadas, para dotarles de nuevas propiedades [1]. Hasta allí, nada nuevo. Recordemos la humanidad debe mucho de su desarrollo a la agricultura, la cual ha generado prácticas de Selección Artificial (escoger los mejores especímenes para conservar las mejores características de una generación a otra), aplicado técnicas de mejoramiento –genético- de especies productivas hace muchos miles de años.

Sin embargo, desde finales del siglo XX, la humanidad por primera vez en la historia es capaz de “escoger” las características que desea agregar o modificar en un organismo a través de instrumentos de la biotecnología moderna, entendiéndose a esta, como un conjunto de herramientas orientadas al diseño de organismos para su posterior manipulación y control, desarrolladas a partir de la técnica de ADN recombinante [2]. Esta breve y suscita explicación técnica, puede no decir demasiado entorno al porqué de la polémica que existe alrededor de este tema a escala global y de las múltiples posiciones que ella despierta. Resumir el panorama socio político de esta discusión tomaría más que un par de libros. Para las y los lectores interesados en profundizar en el tema, dejo algunas referencias [3] [4].

Auge de la discusión

El debate en Ecuador, como en otras latitudes, viene ocurriendo desde inicios la década de los noventas, cuando, desde la sociedad civil y al clima de los procesos de resistencia social de la región, Organizaciones Sin Fines de Lucro con diferentes orígenes y fines, promovieron un rechazo generalizado a los productos transgénicos. Este discurso encontró asidero en algunos sectores indígeno-campesinos y en grupos urbanos ligados, a círculos profesionales y académicos. Desde entonces, algunos de estos sectores han impulsado, intermitentemente, acciones conjuntas con el fin de promover la Soberanía Alimentaria [5], en contra de la que los transgénicos atentarían promoviendo el monocultivo a gran escala en desmedro de la agricultura familiar, afectando a los ecosistemas tanto en su biodiversidad como por la captación de las fuentes de agua, modificando la calidad nutricional de los productos y causar un abanico de enfermedades que van de las alergias y los trastornos digestivos a diversos tipos de cáncer [6].

En los años siguientes, el debate permaneció estancado: los pro-transgénicos no tuvieron interlocutores políticos fuertes, ni lograron que el lobby empresarial (ligado a transnacionales agroalimentarias) influya en agentes políticos que, además, se debatían entorno a su propia legitimidad democrática. Al tiempo, el aparato anti-transgénicos se diluye en su intensidad y composición: sectores campesino-indígenas orientan su acción política a retomar banderas de lucha más añejas (reforma agraria, servicios básicos, entre otros). Se vivían tiempos de turbulencia política y crisis económica en el Ecuador. Con el paso de los años, se habla más del tema: varias universidades ingresan con fuerza a la discusión y otras inician estudios en el área. Sin embargo nadie promovía abiertamente el tema: ¡Había cosas más importantes de las que preocuparse!

La prohibición constitucional como hito: Anti transgénicos 1 – Pro transgénicos 0

En 2006, el presidente Rafael Correa convoca la instalación de la Asamblea Constituyente. Los movimientos sociales participan con gran intensidad en este proceso, al que apostarían para intentar llevar al seno mismo del Estado sus consignas. Los lemas de Cambio de Matriz Productiva, redistribución de la riqueza y Retorno del Estado, se constituyen en elementos centrales en una amplia articulación social, a partir lo cual se constituye el bloque de Alianza País: heterogénea organización con la que Correa gobernará el Ecuador en lo sucesivo y cuyo éxito político radica -en alguna medida- en la potente conjunción de intereses de diversos sectores sociales alrededor de un proyecto político y “la construcción del Buen Vivir”. Esto supuso -y por supuesto, supone- la permanente disputa de intereses y visiones entorno a temas particulares.

Fruto de esta articulación de demandas, los sectores anti-transgénicos, promueven en el Plan de Gobierno de Alianza País 2007 – 2011 [7], primero, y en la Constitución de la República del Ecuador, después, su rechazo al uso, circulación y producción de transgénicos en el país [8]. Cabe destacar que en la asamblea constituyente, diversos sectores promueven -y logran introducir- articulados en sintonía con los discursos ecologistas, pro-consumidores y culturalistas andinos [9] lo cual les permitirá capitalizar políticamente y plantear sus propias fronteras políticas en lo sucesivo.

El respaldo masivo que recibe la nueva constitución en su aprobación [10], el apoyo con el que cuenta el presidente Correa y el descrédito de actores políticos tradicionales, configuran las condiciones iniciales para un nuevo momento en las relaciones socio-políticas en el Ecuador, en lo que lo llamaremos el Ciclo Post-Constituyente, sobre el cual acotaremos más en los siguientes textos en un intento por plantear una especie de radiografía y cronología de sentidos de la discusión sobre los transgénicos en Ecuador.


 

[1] Material publicado por la UNESCO en: http://www.unesco.org/most/ogm.htm

[2] Sobre el ADN Recombinante, blog de biotecnología del gobierno argentino: http://porquebiotecnologia.com.ar/index.php?action=cuaderno&opt=5&tipo=1&note=4

[3] Transgénicos, agroindustria y soberanía alimentaria: https://www.google.com.ec/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=1&ved=0CBwQFjAA&url=http%3A%2F%2Frevistas.flacsoandes.edu.ec%2Fletrasverdes%2Farticle%2Fdownload%2F1235%2F1229&ei=msg3VZiSK4HpgwS6oYCQDg&usg=AFQjCNFITaAc1Nw1wjNECeoqvYNpj5BOnw&sig2=jvFiRoGOL7rrkGCARf1Dsg&bvm=bv.91071109,d.eXY&cad=rja

[4] Guía de bolsillo de cultivos transgénicos y su regulación en: http://www.europabio.org/sites/default/files/position/spanish_pocket_guide.pdf

[5] Visión de soberanía Alimentaria de Acción Ecológica: http://www.accionecologica.org/soberania-alimentaria

[6] Son algunas de las consignas elevadas por los grupos Anti-transgénicos alrededor del mundo. Documento de la FAO al respecto: http://www.fao.org/docrep/006/y5160s/y5160s10.htm

[7] Plan de Gobierno de Alianza País 2007-2011 disponible en: http://www.latinreporters.com/equateurRafaelCorreaPlandeGobiernoAlianzaPAIS.pdf

[8] Texto constitucional: “Título VII, Régimen del Buen Vivir; Capítulo segundo, Biodiversidad y recursos naturales, Art. 401.- Se declara al Ecuador libre de cultivos y semillas transgénicas. Excepcionalmente, y sólo en caso de interés nacional debidamente fundamentado por la Presidencia de la República y aprobado por la Asamblea Nacional, se podrán introducir semillas y cultivos genéticamente modificados. El Estado regulará bajo estrictas normas de bioseguridad, el uso y el desarrollo de la biotecnología moderna y sus productos, así como su experimentación, uso y comercialización. Se prohíbe la aplicación de biotecnologías riesgosas o experimentales.”

[9] La constitución del Ecuador, aprobada en 2008 ha sido catalogada como “una de las más progresistas del mundo”, “constitución verde”, “de corte socialista” entre otras adjetivaciones. En línea en: http://www.asambleanacional.gov.ec/documentos/constitucion_de_bolsillo.pdf

[10] Aprobación de la constitución con un 70% de respaldo en referéndum: http://www.noticias24.com/actualidad/noticia/18083/proceso-electoral-en-ecuador-se-realiza-con-normalidad/

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *