Injerencia de la derecha internacional contra Venezuela busca instaurar la antidemocracia

El analista internacional, Hugo Moldiz, en entrevista exclusiva para teleSUR indicó que el gobierno de Estados Unidos (EE.UU), en conjunto con la Organización de Estados Americanos y el Estado español, emprenden una articulación internacional nunca antes vista contra Venezuela, para instaurar procesos antidemocráticos en la región.

Dijo que se improvisa un nuevo Plan Cóndor en este momento, porque la oposición venezolana siente “que no debe soltar el acelerador”; una percepción que a su juicio tiene su origen “en la relación de fuerzas favorables para sus propósitos antinacionales”.

Expresó que esta correlación de fuerzas viene dada por las múltiples situaciones que se han tejido para desestabilizar al país suramericano y que tienen como principal objetivo “cortar la cabeza de los revolucionarios”.

El experto considera que lo venidero en Venezuela tendrá su impacto político en la región. Mencionó que se busca el restablecimiento de las posiciones conservadoras y la entrega de América Latina al dominio norteamericano, orquestando la derrota del proceso bolivariano en el país caribeño.

“Nadie dijo que iban a ser fácil los procesos de cambios que tratan tener autonomía con respecto a EE. UU.”, señaló, en virtud de las dificultades que enfrenta el gobierno del presidente Nicolás Maduro, por una guerra no convencional que afecta, entre otros, su producción, abastecimiento, paz social y precios del crudo.

Con relación a la voluntad de diálogo por parte del Estado venezolano con fuerzas opositoras, que ha sido condicionado por factores de la derecha en esta nación, dijo que la situación es compleja pues el acercamiento debe ir acompañado por la movilización del pueblo, “que es el primer garante de la continuidad de la obra de Chávez”.

Moldiz criticó que los líderes de la coalición de partidos contrarios al gobierno, limiten los diálogos de paz. “Apuestan al diálogo entre comillas, solo en su condición de ganador”, sostuvo.

De igual forma, rechazó que dirigentes en España quieran ganar las elecciones a partir de su posición política frente a la Revolución venezolana.

“Hay una articulación desde hace varios años y cada vez se hace más intensa, y ante ese grado de movilización de la derecha continental y de injerencia, cabe la articulación de los sectores populares para contrarrestar la injerencia extranjera”, propuso el analista internacional.

Mencionó que sustituir el capitalismo es una tarea grande que tiene avances y retrocesos que no continúan una línea recta, sino de curvas y con más espinas que con flores. “A los movimientos les queda superar sus diferencias resistir y vencer este momento que es difícil”, dijo.

Intervención militar

El periodista y analista político Nil Nikándrov, en un artículo para la Fundación de Cultura Estratégica, citado por RT, indicó que el escenario que se está concretando en Venezuela está destinado a justificar una intervención militar extranjera.

Sostuvo que el decreto de Barack Obama, que califica al país suramericano como una amenaza a la seguridad de su nación, es “una señal de alarma para el liderazgo venezolano”.

Dijo que la oposición venezolana juega un papel especial en la preparación de la reedición del Plan Cóndor para Venezuela, porque al tener más escaños en el Parlamento Nacional tiene mayor oportunidad para desestabilizar y fomentar un conflicto civil.

Recientemente, en la última manifestación de la izquierda en Caracas culminó en choques donde jóvenes arremetieron con barras de hierro contra la policía, dejando un saldo de varios funcionarios severamente heridos.

Una agenda golpista

Nikándrov recordó que la oposición intenta convocar un referendo sobre la permanencia de Maduro como jefe de Estado, al tiempo que promueve “manifestaciones de protestas espontáneas”, que incluyen el bloqueo de carreteras, incendios, sabotajes en las líneas de transmisión de electricidad y en el suministro de agua y víveres.

Subrayó que el deseo de EE.UU. de acabar con los bolivarianos se originó cuando en 1999 el líder de la Revolución venezolana, Hugo Chávez, empezó a poner en práctica una política independiente para modernizar el continente y contó con el apoyo de Cuba.

Esto dio paso a una nueva generación de líderes en la región, circunstancia que provocó que el dominio estadounidense comenzara a debilitarse.

En contexto

El presidente Nicolás Maduro denunció en una rueda de prensa internacional la creciente agresión financiera, diplomática y mediática dirigida desde EE.UU. contra Venezuela. Indicó Maduro que factores internos y externos utilizan la actual coyuntura económica para atacar desde diversos flancos con el objetivo de hacerse con el poder político en el país. El periódico The New York Times instó al Gobierno norteamericano a “aprovechar” el cambio en el panorama político de América Latina para ampliar su “influencia en la región”, alegando una supuesta “pérdida de popularidad de los gobiernos de izquierda”. Asimismo, el presidente saliente del Gobierno de España , Mariano Rajoy, pidió “apoyar expresamente” a los medios de comunicación opositores al mandatario venezolano.

Fuente: TeleSurTV

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *