Evo Morales demuestra que aguas del Silala no es un río internacional

El presidente de Bolivia, Evo Morales arribó este martes a la región del Silala en el suroeste del país, con varios medios de comunicación para demostrar que las aguas provienen de manantiales y no de un río como sostiene el gobierno de Chile. “Aquí se demuestra que el Silala no es un río internacional”, manifestó Morales a su llegada a región.

El mandatario boliviano señaló que el objetivo del viaje es “demostrar en el lugar que no es un río internacional, sino manantiales que nacen de las serranías del departamento de Potosí” y destacó que su Gobierno tiene la obligación de sentar soberanía sobre los recursos naturales.

Chile considera al Silala como un río internacional, mientras que Bolivia asegura que se trata de un reservorio, conformado por 94 ojos de agua, que fue canalizado de manera artificial en el año 1908 hacia el territorio chileno a través de un sistema de acueductos.

El Gobierno boliviano sostiene que la firma chilena Bolivian Antofagasta Railway solicitó en 1908 la autorización a la Prefectura de Potosí, porque necesitaba el agua para el funcionamiento de sus locomotoras y obtuvo el permiso por 99 años, concesión que fue revocada en 1997.

Según el Canciller de Bolivia, David Choquehuanca, las aguas del Silala son usadas en el norte de Chile por empresas mineras privadas. Las aguas en disputa abastecen varias poblaciones del norte de Chile y a la mina de Chuquicamata, en la zona de Calama, de donde se extrae el mineral que sustenta el 50 por ciento del erario público de Chile.

La respuesta chilena sobre las aguas del Silala

Al conocer sobre las intenciones del Gobierno de Bolivia de llevar ante la Corte Internacional de Justicia el reclamó sobre las aguas del Silala, Chile ha indicado que si La Paz lleva el caso ante esa corte, el Gobierno chileno presentaría una contrademanda.

Legisladores y políticos chilenos exigieron al Ejecutivo a renunciar al Pacto de Bogotá, un tratado suscrito en 1948, mediante el cual los firmantes se comprometían a resolver sus controversias por medios pacíficos.

Ante los anuncios dado por el presidente Evo Morales el pasado 23 de marzo durante los actos por “El Dia del Mar”, el canciller de Chile Heraldo Muñoz, replicó el sábado que Bolivia optó por la vía de la “odiosidad” y subrayó que su país se defenderá con todos los medios de los nuevos alegatos bolivianos.

En contexto

En abril de 2009 Bolivia y Chile llegan a un preacuerdo, en virtud del cual Santiago se comprometió a pagar por el uso del 50 por ciento de las aguas del manatial, mientras se realizaba un estudio hidrológico profundo.

El convenio entre ambas naciones nunca se cumplió y fue descartado en 2010 cuando Chile decidió interrumpir las negociaciones de una agenda de 13 puntos sobre problemas pendientes, donde se incluían los recursos hídricos compartidos.

Durante las actos por el “Dia del Mar” el presidente Evo Morales anunció la intención de demandar a Chile ante la CIJ por las aguas del Silala

El jefe de Estado explicó que Bolivia tiene a su favor el derecho internacional y la legalidad para llevar a cabo la denuncia, pese a que el país vecino “quiere confundir al señalar que las aguas del Silala se encuentran en el Tratado de 1904”. La disputa sobre las aguas del Silala había estado hasta ahora en un segundo plano frente a la histórica reclamación de Bolivia a Chile de una restitución de su salida al Pacífico.

Fuente: TeleSurTV    –    Fotografía: Twitter

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *