Efecto de las primarias en futuro Congreso de Argentina

Los resultados de las recientes elecciones primarias auguran que habrá un reacomodo de fuerzas en el Congreso de Argentina, en el que el Frente para la Victoria (FpV) aumentará su mayoría en el Senado pero perderá presencia en la Cámara de Diputados.

Ese pronóstico se daría si en los comicios generales del 25 de octubre se repite lo sucedido en las urnas el pasado lluvioso domingo.

En ese ejercicio ciudadano se escogieron los candidatos oficiales no solo a presidente y vice, sino a 24 escaños senatoriales y 130 de diputados, además de gobernadores de una docena de provincias y a las jefaturas de cientos de intendencias.

También por primera vez, los argentinos escogieron mediante el voto directo a los candidatos que disputarán dentro de dos meses y medio los 43 puestos de representantes que le corresponde a este país en el Parlamento del Sur.

En esa pugna en particular en la que cada fuerza política presentó sus listas de aspirantes, el FpV salió bastante bien ya que ganaría 27 puestos de las 43 opciones. Así lo adelantó Daniel Filmus, secretario de Asuntos Relativos a las Malvinas de la Cancillería, y uno de los candidatos a Legislador del Parlasur.

Para Filmus, el triunfo del FpV en las listas al Parlasur “muestra el decidido apoyo de los argentinos al proceso de integración regional que se inició con la recuperación de la democracia en 1983 y hoy continúa como política de Estado”.

Respecto a la proyección de lo que puede acontecer en la pulseada por las bancas del Congreso de la Nación, el comentarista Miguel Jorquera calcula que si en octubre se repitiera el resultado del pasado domingo, cambiaría la correlación de fuerzas dentro de sus dos cámaras.

Para el Senado, el FpV obtuvo un buen resultado ya que en la mayoría de las ocho provincias que renuevan sus tres bancas (dos por la mayoría y la tercera para la primera minoría) conseguiría, a la luz de los resultados primarios, 11 escaños, en una disputa en la que exponía ocho.

O sea, aumentaría a 39 escaños que le daría quórum propio (37 bancas) sin necesidad de recurrir a los dos aliados que le quedan en el recinto de 74 escaños, vaticina Jorquera en un comentario para Página 12.

En cambio, en la Cámara de Diputados el panorama no le sería tan favorable, seguiría siendo la primera minoría, sin embargo perdería su actual dominio de 129 bancas -contando a sus aliados, estima Jorquera.

El FpV arriesga en esta elección 77 puestos propios de diputados, de los cuales -si se repitiera el resultado de las primarias- renovaría 59. Lo que lo dejaría con una bancada de 101 legisladores propios. Sumando a los socios políticos no llegaría a los 129 necesarios para el indispensable quórum.

La Unión Cívica Radical, la más perjudicada, continuará siendo la segunda minoría legislativa, pero con Propuesta Republicana pisándole los talones. El Frente Renovador conseguiría el doble de las bancas que arriesga, mientras la izquierda trotskista sumaría una banca y el Frente Progresista retendría apenas la mitad de las suyas.

Pero todo esto es vaticinio a partir de resultados de las primarias; la definición será en las urnas el 25 de octubre.

Fuente: Prensa Latina

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *