Adiós al escritor Eduardo Galeano

La ceremonia fúnebre organizada en el Congreso de Uruguay, en la que se vela el cuerpo del escritor Eduardo Galeano, seguirá y terminará hoy con la cremación de sus restos mortales. En este recinto, el féretro ha permanecido cerrado y cubierto con una bandera uruguaya.  Miles de personas esperan poder darle el último adiós al escritor que plasmó en sus libros la realidad de América Latina.

Uruguay y el mundo despidieron a Eduardo Galeano

Durante siete horas que sin embargo parecieron pocas, centenares de uruguayos y extranjeros quisieron ser parte ayer del primer último adiós a Eduardo Galeano

El periodista y escritor fue velado ayer entre las 15 y las 22 horas en la sala más majestuosa que tiene el palacio Legislativo y que, hasta seguramente sin quererlo, parece simular el nombre de una composición literaria: los pasos perdidos.

El féretro estuvo cerrado y cubierto con una bandera uruguaya. Encima, unos pocos ramilletes de flores que algunas de las cientos de personas quisieron depositarle. Otros, de pie y ante él eligieron dejarle alguna frase apenas inaudible dicha íntimamente, algún silencio, persignaciones. Todas, muestras de cariño, dolor y respeto.

Eran jóvenes los que más concurrieron al velatorio de Galeano. Llegaban y circulaban lentamente por la senda dispuesta para los visitantes pero sin embargo fueron estos los que eligieron permanecer más tiempo en el magno recinto desoyendo las recomendaciones de transitar.

Se apostaban a un lado y al otro de la sala y allí se quedaron largas horas como esperando alguna respuesta a la pérdida de quien seguramente en algún momento les hizo conocer, entre otras cosas, una de las tantas realidades del continente.

Algunas de las ofrendas florales que llegaban tenían como remitentes personas y lugares distantes e inimaginables. La presidenta de Argentina, su gobierno y su pueblo, organizaciones gremiales de aquel país y de este, medios periodísticos de aquí y de allá, agrupaciones indígenas, representaciones diplomáticas de varios países, entidades culturales, organizaciones políticas y hasta una ofrenda floral enviada por la Armada Nacional.

La muchedumbre que concurrió marchaba en silencio, casi en puntas de pie; silencio que se rompía solo y de vez en cuando con los sonidos de las cámaras fotográficas en momentos en que entre la gente aparecía alguna figura reconocida. Una de estas primeras en llegar fue la ministra de cultura del gobierno argentino, la artista Teresa Parodi.

Dirigentes políticos y gremiales nacionales y extranjeros, autoridades del gobierno, músicos, actores y actrices, periodistas, escritores llegaban en tandas y se confundían entre la gente mimetizándose en el recogimiento general. Las pocas declaraciones que se dieron de estas figuras a los medios de comunicación que cubrieron el evento hubo que casi arrancárselas.

Nadie parecía querer hablar. Solo estar allí. Tres ministros del actual gobierno estuvieron presentes en el velatorio de Eduardo Galeano: el de Interior Eduardo Bonomi, el canciller Rodolfo Nin Novoa y la ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz.

Esta última dijo que Galeano fue para ella “un crítico” que supo “interpretar la realidad” del continente. “Dejó su huella y, por suerte, nos dejó el legado de sus textos”. Muñoz entiende que habrá que rendirle un homenaje que podría ser coincidente con los actos previstos en virtud de los dos siglos que en este año cumplirá la biblioteca nacional.

Los notoriamente ausentes fueron los representantes de la clase política de la actual oposición. Salvo la presencia del candidato a intendente del partido de la Concertación Ricardo Rachetti, del diputado del partido Colorado Conrado Rodríguez y del senador del partido Nacional Carlos Moreira, el resto de las figuras de estas colectividades e incluso de los otros dos partidos con representación parlamentaria como el Independiente y Asamblea Popular no estuvieron en el velatorio de Eduardo Galeano.

Tampoco había ofrendas florales o mensajes de estos grupos partidarios. La próxima semana, según se anunció a este diario, el Parlamento convocará a su asamblea general para rendirle un homenaje al periodista y escritor.

La familia de Eduardo Galeano fue llegando de a poco al palacio Legislativo. Su esposa Helena Villagrán y sus tres hijos; Verónica, Florencia y Claudio. Ellos y otros familiares habían optado por realizar una ceremonia íntima que se extendió ayer por un par de horas antes que diera inicio la pública en el Salón de los Pasos Perdidos.

Cremación

La ceremonia fúnebre seguirá y terminará hoy con la cremación de sus restos mortales. Se realizará en horas de la tarde en el parque Rogelio Martinelli, ubicado en la ruta 102 kilómetro 24. Las cenizas del periodista y escritor serían depositadas en el mismo parque de la empresa funeraria aunque la decisión final no está aún definida.

A última hora de anoche, alguien, un anónimo, quiso decir algunas palabras sobre Galeano. Una persona que se acercó al féretro y relató a quien quisiera escucharlo su experiencia vivida tras leer cada página de los libros del autor. Fue algo muy íntimo que motivó a otros pocos a contar también sus vivencias.

El cuerpo de Galeano fue retirado del salón de los pasos perdidos a las 21.50 cuando una tenue garúa caía sobre la ciudad casi de manera cómplice con las lágrimas que desde el lunes rodaron por cada calle, por cada senda y en cada poblado del continente.

Macarena, “hija de los afectos”

La diputada del Frente Amplio Macarena Gelman fue una de las figuras que, en silencio absoluto, más responsabilidades tuvo en las horas posteriores al fallecimiento de Galeano en la ineludible organización de los actos funerarios.

“Yo me siento, porque así me lo hicieron sentir, una hija de los afectos de Galeano y de su familia” confesó a este diario y contó un hecho desconocido hasta hoy. “Hubo un momento importantísimo en la búsqueda de mi identidad que lo viví en el entorno de la familia de Galeano: mi primera muestra de sangre para identificar mi ADN me la sacaron en la casa de Eduardo Galeano”, dijo.

El autor uruguayo fue muy amigo del abuelo de Macarena Gelman, el poeta también fallecido, Juan Gelman. “Supimos tener una relación cotidiana muy cercana, de amistad, durante mucho tiempo y allí tuve mi lugar”.

Una carta para Helena

El vicepresidente de la República Bolivariana de Venezuela, Jorge Arreaza, concurrió anoche al velatorio del escritor y periodista. Vino acompañado de la hija mayor del extinto comandante y ex presidente Hugo Chávez y de algunos de sus ministros; entre ellos el de Cultura, Reinaldo Iturriza.

El vicepresidente le hizo entrega a la viuda Helena Villagrán de una carta redactada por el presidente Maduro en solidaridad ante el deceso de Galeano.

También estuvo presente una delegación del gobierno de la República Plurinacional de Bolivia

Teresa Parodi: “Un espejo”

Eduardo Galeano “ha sido un espejo para todos nosotros, que deja una huella profunda y luminosa en nuestra América Latina”, dijo la ministra de Cultura del gobierno argentina, la escritora y músico Teresa Parodi.

“Venimos a pedido de la presidenta Cristina Fernández para acompañar y despedir a un artista que trasciende la historia y fue la voz de muchos; es de los que nacen para siempre”, confesó.

Para Parodi, Galeano estuvo siempre “comprometido con el mensaje que dejó en su libro Las Venas Abiertas de América Latina”.

De Argentina estuvo una amplia delegación de personalidades de las más variadas áreas sociales y políticas. El ex embajador Patiño Meyer confesó sentirse profundamente dolorido por la pérdida del autor. También asistió la actriz Soledad Silveyra.

Fuente:

República

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *